CPV: el Estado presente para defender los derechos de la víctima

La titular del Centro de Protección a las Víctimas (CPV) de Zárate, Inés Casse, brindó esta mañana una conferencia de prensa junto a los padres de Lucas Franco y el abogado de la familia, Dr. Carlos Paniagua, para explicar cómo funcionó exitosamente el convenio firmado entre el Colegio de Abogados y el Estado para patrocinar gratuitamente a las víctimas de un delito.
Casse explicó detalles sobre cómo actuó el CPV ante el asesinato del joven y que a partir de ese momento, además de contener a la familia, se gestionó el patrocinio gratuito de la víctima ya que la familia no podía pagar un abogado.
Para Sandra y Andrés Franco, se trató de un proceso “muy largo” y que “siempre tuvimos esperanza de encontrar al prófugo y que se haga justicia”.
“Hubiera sido muy difícil llegar hasta acá sin el patrocinio gratuito y sin el apoyo y el trabajo de Inés (Casse)”, dijo compungida la madre del joven asesinado.
Por su parte, Paniagua destacó el convenio firmado entre el Estado y el Colegio de Abogados que tiene como objetivo “defender los derechos de la víctima que son vulnerados”.
El caso
La tragedia había comenzado cuando Lucas Franco fuera a la casa del policía de apellido Gutiérrez, recriminándole haberlo detenido horas antes por un delito que no cometió y por el que recibió agresiones físicas dentro de la dependencia policial, produciéndose una fuerte discusión donde abundaron insultos y amenazas.
Esa madrugada la hija del uniformado, Alba Gutiérrez, Sgto. Primero de la División Caballería de Campana, con sus dos hermanos –Franco y Jonathan Gutiérrez- se dirigieron al domicilio de Lucas Franco en busca de venganza.
La Fiscalía Nº 1, que llevó adelante la investigación, pudo comprobar que el hermano de Franco y un amigo fueron amenazados por la efectivo con su arma reglamentaria, mientras la víctima era golpeada con una cadena y posteriormente fuera apuñalado. Lucas murió camino al Hospital.
Alba y Franco fueron condenados por el Tribunal en lo Criminal Zárate – Campana a penas de 11 y 10 años de prisión. Jonathan, sindicado como el autor material de las mortales heridas, estaba prófugo desde el día del crimen hasta que fue detenido en Escobar bajo un nombre falso, por tenencia de estupefacientes y resistencia a la autoridad.
Alba goza del beneficio de prisión domiciliaria hasta que la sentencia quede firme y la condena se haga efectiva.
MANDADOS