Lo encontraron ahorcado con un cable: ¿juego sexual e intento de robo?

La víctima era auxiliar docente en una escuela de Escobar. Los investigadores se inclinan por un “juego sexual de ahogo” y posterior intento de robo, debido a que el cuerpo presentaba varios golpes y cortes.

Un auxiliar docente fue hallado asesinado, con signos de haber sido golpeado, apuñalado y ahorcado con un cable, en su vivienda del partido de Escobar y si bien se registraron faltantes de elementos de valor, al margen del robo los investigadores del caso sospechan que el crimen fue cometido por alguien conocido de la víctima, con quien mantendría algún vínculo sentimental.

El hecho fue descubierto por una sobrina del hombre, identificado como José Luis Gómez (de 46 años), quien se acercó hasta su domicilio, ubicado a la vuelta del suyo, sobre la calle Monsalvo al 2300, casi esquina San Martín, del barrio El Candil de Escobar, hallando el cuerpo sin vida de su tío, semidesnudo y tendido sobre la cama.

De inmediato llamó al 911 y los efectivos que llegaron al lugar, no constataron desorden que pudiera estar relacionado tanto con síntomas de defensa del fallecido ante la agresión que recibió, como muebles revueltos en búsqueda de dinero y objetos de valor.

El crimen de Gómez, quien se desempeñaba como auxiliar en el comedor de la escuela Nº 12 de Belén de Escobar, generó una enorme conmoción en la comunidad educativa de la zona, en la que era reconocido por su labor y compromiso solidario. Si bien aún no hay un sospechoso en la mira de los investigadores, el teléfono celular que le sustrajeron a Gómez continuó activado por varias horas y eso podría permitir un rastreo para dar con él o los asesinos.

Personal de la Policía Científica que trabajó en el interior de la vivienda recogió algunos elementos de pruebas y si bien resta conocer el resultado final de la autopsia, de manera preliminar se indicó que habría muerto por asfixia al ser ahorcado con el cable que quedó anudado en su cuello, al margen de algunos cortes que presentaba en el cuerpo y un severo traumatismo de cráneo por un golpe que le habrían aplicado en la cabeza con una alcancía, en la que se presume guardaba dinero.

De acuerdo a lo manifestado por algunos vecinos, José Luis Gómez vivía solo, tras la muerte de su pareja y desde entonces era frecuentado por jóvenes varones, con los que se relacionaba mediante redes sociales como la aplicación Tinder. A partir de esos datos, aportados por gente del barrio, se abrió una hipótesis de un homicidio concretado en el marco de un “juego sexual de ahogo”, aunque los cortes por cuchillazos y el golpe en la cabeza con la alcancía serían indicativos que en ese contexto también fue amenazado para que entregue la plata y sus bienes, entonces devino el ataque ante la negativa de la víctima.

No obstante, con los elementos recolectados en la escena del crimen por los efectivos del Comando de Patrullas de Escobar y ciertos testimonios, la Unidad Funcional de Instrucción Nº 6 del Departamento Judicial de Zárate-Campana se encuentra trabajando en distintas líneas de investigación para intentar establecer el asesinato del auxiliar docente, por el que no se produjeron detenciones y se carece de sospechosos.