La Justicia condenó al hospital Virgen del Carmen y a cinco médicos por la muerte de un niño

La Suprema Corte de Justicia de la Provincia de Buenos Aires condenó al hospital Zonal Virgen del Carmen y a cinco médicos a indemnizar a una familia por el fallecimiento de un menor de 10 años de edad ocurrido en el año 2002 por el mal desempeño de sus funciones profesionales.

En el año 2002 la ciudad de Zárate se vio conmocionada ante la muerte de un niño de 10 años de edad llamado Neri Ezequiel García y que dejó en evidencia la mala actuación de un grupo de cinco médicos que cumplían funciones en el hospital Zonal Virgen del Carmen.

“Este es un tema que se ha resuelto recientemente en fecha 21 de marzo del 2018 por parte de la Suprema Corte de Justicia de la Provincia de Buenos Aires en el que se revocó una sentencia dictada por la excelentísima Cámara de Apelaciones del Departamento Judicial de Zárate-Campana y se hace lugar a una demanda por Daños y Perjuicios por el fallecimiento de un menor de 10 años en el año 2002. Este juicio llevó 14 años y fue por una actuación negligente de cinco médicos que trabajaban en el hospital Virgen del Carmen de Zárate” expresó en diálogo con Impacto Local el Dr. Juan Carlos Ayestarán, abogado que llevó adelante la causa y acompañó todo el proceso judicial junto a la familia del niño.

En el mes de octubre del año 2002 Neri García ingresó junto a sus padres al hospital Zonal Virgen del Carmen, fueron cinco las veces que el menor fue visto por médicos de diferentes especialidades: un médico, dos pediatras y dos traumatólogos y en ninguno de los días que fue atendido se le indicó el tratamiento correspondiente de antibiótico, ni consulta a las 24hs, ni tampoco se le ordenaron estudios de sangre con lo cual esa situación generó que a los cinco días el menor ingresara en un cuadro séptico de infección generalizada. Después de cinco días fue internado en el hospital donde estuvo menos de 24hs ya que luego se procedió a su derivación posterior al hospital de niños de La Plata donde falleció a los 30 días.

En referencia al proceso judicial iniciado ese año el Dr. Ayestarán mencionó que “que se inició una causa penal que finalizó con la absolución de los médicos por el principio del ‘beneficio de la duda’, esto quiere decir que en nuestro sistema rige que ante la existencia de la mínima duda se toma en beneficio de quien está imputado y así fue como los médicos en sede penal quedaron absueltos”. Pero no obstante se procedió a la sentencia en sede civil en el Departamento Judicial de Zárate-Campana, donde los jueces “tomando ese criterio de absolución por el beneficio de la duda en sede penal deciden rechazar la demanda. Este rechazo fue apelado en primera instancia a la Suprema Corte de Justicia quien en un primer fallo revoca el fallo de la Cámara y ordena que dicte uno nuevo, es así como se dicta un nuevo fallo por parte de la Cámara de Apelaciones de Zárate-Campana donde utilizando otros argumentos, se vuelve a rechazar la demanda. Esta situación nos generó una nueva apelación ante la Suprema Corte y en esta segunda instancia de actuación obtuvimos un nuevo fallo con fecha de 21 de marzo en el cual se revoca la sentencia de la Cámara y se hace lugar a la demanda condenando a los médicos que trataron a Neri durante la actuación en el hospital de Zárate como así también al propio hospital dependiente de la Provincia” detalló el letrado.

CONDENA
En referencia a la condena dictada vale mencionar que “muy claramente que la actuación por parte de los médicos que trataron a Neri fue deficiente, no se hicieron las actuaciones correspondientes, la sentencia es muy clara en cuanto a que no se ordenaron ni hisopados, ni consultas posteriores, ni tratamiento antibiótico, todo lo que requiere un cuadro de Otitis media aguda supurada de oído con artralgia, temperatura corporal entonces se determinó la responsabilidad no solo de los médicos sino que también del nosocomio provincial” recalcó el abogado. Por otra parte la sentencia puntualiza en las indemnizaciones donde “señala que todavía resta que la Cámara de Apelaciones de Zárate-Campana defina los porcentajes de responsabilidad de cada uno de los médicos y los montos indemnizatorios”.

Para finalizar el Dr. Juan Carlos Ayestarán se mostró satisfecho por resultado obtenido en el proceso judicial que comenzó en el año 2002 “es una situación de mucho alivio y de una satisfacción profesional muy grande pero por sobre todo es una alegría muy grande para la familia que ha estado conmigo y siempre me ha apoyado en los 14 años que duró esta causa y a pesar de que es un logro profesional muy importante, sinceramente la alegría que me ha deparado para con la familia de Neri es la mayor satisfacción”.

El Dr. Juan Carlos Ayestarán contó en detalles la causa judicial.
PATY