Julio De Vido fue condenado a 5 años y 8 meses de prisión

En la Sala AMIA de los Tribunales de Comodoro Py se dictó la primera sentencia contra Julio De Vido. Desde el Penal de Marcos Paz, donde está preso por corrupción, el ex ministro escuchó la decisión del Tribunal Oral Federal 4 (TOF 4) que este miércoles lo condenó a 5 años y 8 meses de cárcele inhabilitación especial perpetua para ocupar cargos públicos, al encontrarlo partícipe necesario del delito de administración fraudulenta. En tanto, fue absuelto por la acusación de estrago culposo, ya que no lo encontraron responsable de las 52 muertes del siniestro ferroviario.

Además de la condena, y pese a ya estar detenido, los jueces pidieron que se comunique al Congreso el pedido de desafuero para hacer efectiva la prisión. Por su parte, el ex titular de la Uniren, Jorge Gustavo Simeonoff, fue absuelto de ambos delitos.

Con esta sentencia, la responsabilidad de De Vido fue inferior a la atribuida a los ex secretarios de Transporte Ricardo Jaime y Juan Pablo Schiavi quienes sí fueron condenados por estrago culposo.

Después de oír las palabras finales de De Vido durante la mañana de este miércoles, el TOF 4, integrado por los jueces Pablo Bertuzzi, Néstor Costabel, María Gabriela López Iñíguez y Ana María D’Alessio, oficializó su sentencia en este causa conocida como “Once II”, una lectura que los familiares siguieron con atención y que demandó unos pocos minutos.

La expectativa en los familiares de las víctimas se percibió desde temprano. Poco antes de la hora fijada para la lectura de la sentencia, la sala quedó repleta de carteles exigiendo justicia, un mensaje reiterado y constante desde febrero de 2012. En alto, así permanecieron esos carteles durante la lectura de la sentencia.

A las 14.33, los integrantes del Tribunal ingresaron a la Sala AMIA para dar lectura a al resolución de ocho artículos, en tanto desde el Penal de Marcos Paz, De Vido se preparó para escuchar la acusación en su contra.

Condenar a Julio De Vido a cinco años y ocho meses de prisión”, por el delito de  administración fraudulenta. Acto seguido, se dio a conocer la absolución del Tribunal por el delito de estrago culposo. El juez Pablo Bertuzzi presidente del TOF y responsable de leer la sentencia.

Julio De Vido, con la espalda apoyada en el respaldo de su asiento, se mostró tranquilo, relajado, como quien conoce de antemano el resultado que se avecinaba.

Al finalizar la lectura, los familiares, después de unos segundos de silencio, se unieron en un mismo grito de Justicia entre lágrimas al considerar que la sentencia contra De Vido “es inferior a lo esperado, nos queda la apelación vamos a ir por el estrago culposo”.

María Luján Rey fue quien, con la misma bandera que se observó audiencia tras audiencia en mano, animó a los familiares de las víctimas:“La primera condena contra De Vido en Once la conseguimos nosotros”, resaltó, y reforzó su planteo: “Estamos ante una primera victoria”.

Así, los familiares representados por el abogado Leonardo Menghini anticiparon que irán ante la Cámara Federal de Casación exigiendo que De Vido se lo responsabilice por las muertes del siniestro del 22 de febrero de 2012.  En tanto la Oficina Anticorrupción (OA) querellante en el juicio, también irá en queja por la absolución del ex ministro en dicho delito.

Horas antes, Julio De Vido leyó su palabras finales: “Sé claramente dónde estoy y el motivo. Es una decisión política del presidente Macriexpresada claramente en la apertura legislativa en 2016, pidiendo meses más tarde de manera pública mi detención, junto a su ministro de Justicia y alguna diputada, con la que hoy mantiene una disputa pública por el mismo tema de la prisión preventiva. Parece que, entre tantos arrepentidos, el ministro es uno más. Todo muy patético”.

El ex ministro ya está en prisión por el delito de defraudación al Estado en la causa que investigó el desvío de fondos que debía dirigirse a la mina de carbón de Río Turbio y señalado como organizador -con prisión preventiva-, de la asociación ilícita de la recaudación de coimas de empresarios durante su gestión en Planificación.

 

MANDADOS