“El muchacho se quebró y confesó que todo lo denunciado era una fábula” reveló el comisario de Lima

Michael Paredes, de 20 años de edad, denunció que en Lima tres sujetos a bordo de una combi lo secuestraron y posteriormente lo marcaron con un objeto cortante en la zona abdominal. Sin embargo al declarar ante los investigadores todo cambió y resultó que nada de eso existió. 

El titular de la comisaría de Lima, Water Villa reveló, en declaraciones a medios periodísticos de esa localidad, que “hoy en horas de la tarde, luego de haber tomado intervención agentes de la DDI Zárate-Campana, se tomó declaración testimonial al joven y a partir de varias contradicciones, en una serie de preguntas, el muchacho se quebró y confesó que todo lo denunciado era una fábula”.

Por otro lado, el jefe policial anticipó que este es un caso de “falsa denuncia, penada por la ley” y que continuará su “proceso judicial”. No obstante, tratando de entender el motivo por el cual realizó esa denuncia Michael, el comisario deslizó “pudimos indagar un poco más y hace cuatro meses falleció el abuelo, así que psicológicamente está mal por lo que vamos a articular con la municipalidad de Zárate para tratar de contenerlo”.

Para finalizar el titular de la comisaría enfatizó que “el padre del joven nos pidió disculpas y pedimos a los vecinos mal intencionados que no se burlen de él sino que lo apoyen en esta crisis emocional que él está atravesando”.

MANDADOS