Sospechan que a Camila la habría matado su novio: los detalles de la investigación

Una fiscal pidió la detención de un joven como acusado de haber asesinado de un balazo en la cabeza a su novia de 20 años y haber intentado simular un suicidio, informaron este domingo fuentes judiciales.

El pedido de la fiscal Andrea Palacios recayó sobre Jonathan Hernán Genovese (25), quien permanece aprehendido e imputado del “homicidio agravado en contexto de violencia de género” de Camila Belén Camino (20).

Fuentes judiciales informaron a Télam que la representante del Ministerio Público pidió en las últimas horas al Juzgado de Garantías 2 de Zárate-Campana que convierta la aprehensión en detención formal.

La fiscal basó su requerimiento en varios elementos de prueba reunidos en el expediente desde que Camila fue encontrada muerta el sábado por la mañana.

Según las fuentes, Genovese pasó unas tres horas sin aparecer desde el momento del hallazgo del cadáver de su novia hasta que se presentó en la comisaría 1ra. de Zárate y dijo a los policías haber escuchado una detonación de arma de fuego.

Mientras que, su tía, declaró que vio a Camila caer al piso y en ese momento la víctima “estaba sola”, aunque esa versión quedó descartada por los pesquisas.

“Familiares de la víctima relataron que sufría violencia de género pero que no lo denunciaba porque estaba amenazada”, explicó a Télam un vocero encargado de la investigación.

Al respecto, una hermana de Camila contó que la joven convivía desde hacía ochos meses con Genovese y hacía alrededor de un año que eran novios.

De acuerdo a su testimonio, la víctima fue golpeada varias veces y en una ocasión le arrancaron las uñas esculpidas, lo que le lesionó algunos dedos.

En tanto, otra vecina relató que tuvo que mudarse por las peleas y agresiones de la pareja, dijeron los informantes.

Fuentes policiales revelaron a Clarín que testigos del caso contaron que Genovese habría amenazado en varias oportunidades a la joven, en una oportunidad, incluso, apuntándole con un arma de fuego.

El hecho se conoció el sábado, alrededor de las 8, cuando un llamado al 911 alertó sobre la presencia de una mujer sin vida en la calle Melillo, entre España y Juan B. Justo, de Zárate, en el noreste de la provincia de Buenos Aires.

Al llegar al lugar, los efectivos de la comisaría 1ra. encontraron a la mujer de cúbito dorsal sobre la cinta asfáltica, con una herida de arma de fuego a la altura de la sien derecha y un revólver calibre .38, sin marca ni numeración visible, a la altura de los tobillos.

“Que el arma haya sido encontrada en esa posición también llamó la atención de los investigadores ya que si se hubiese suicidado tendría que haberle quedado en la mano o cerca”, añadió el pesquisa consultado.

Tras el hallazgo del cuerpo, los investigadores determinaron que la joven vivía a solo 50 metros del lugar del hecho, en la casa 157 de la calle Melillo, donde se presentó poco después la fiscal Palacios, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 7 de Zárate-Campana.

Por orden de la fiscalía se realizó la autopsia correspondiente que en principio determinó que el disparo fue a corta distancia y la víctima presentaba golpes de antigua data, añadieron los voceros.

La instructora judicial también dispuso que se realice el barrido electrónico en busca de rastros de pólvora en las manos tanto de Camila como de su novio, que cuenta con antecedentes penales por “robo”.

Por último, la fiscal Palacios resolvió que recién mañana indagará a Genovese como el presunto femicida de Camila, cuyos restos fueron velados ayer por la tarde en una sala del barrio Villa Angus, donde sus familiares estuvieron acompañados por miembros del Centro de Protección de los Derechos de la Víctima (CPV) de Zárate.

Camila Camino fue hallada sin vida tirada en el barrio Mitre.