Una mujer fue apuñalada varias veces por su ex yerno

FOTO: ARCHIVO

El sábado por la noche una mujer fue atacada brutalmente por su ex yerno quien la apuñaló varias veces frente a sus dos hijas y tres de sus nietos, uno de ellos, su propio hijo.

El hecho tuvo lugar en la calle Roca 1217, del barrio El Destino de Campana, a metros de la Ruta 6. Allí vive Hortensia, una mujer mayor, junto a sus hijas. Una de ellas, Melanie, separada desde hace varios meses de Rubén.

El propio Rubén intentaba “dialogar” con su ex pareja. En horas de la tarde, en buenos términos, se habría acercado hasta la vivienda. Pero allí, su ex suegra le dijo que su hija no quería verlo, según lo declarado por familiares de la víctima.

El sujeto, de unos 38 años, regresó por la noche. Un poco más exaltado, insistió con ver a Melanie. La respuesta fue la misma, y volvió a marcharse. Poco después, volvió acompañado por el hijo de la pareja. Hortensia negó que su hija se encontrara en el domicilio, y le pidió que se marchara. Pero el pequeño ingresó al lugar, y confirmó que Melanie allí estaba.

Esto desató la ira de Rubén, quien entre insultos, tomó de la campera a su hijo y comenzó a marcharse. Familiares de Hortensia dicen que la mujer intentó defender a su nieto, y allí se produjo un intercambio de agresiones. Fue entonces, cuando el sujeto sacó de su cintura un cuchillo, y atacó a la mujer propinándole al menos ocho puñaladas.

Hortensia intentó defenderse como pudo. Pero tras varios cortes y puñaladas, cayó al suelo. Rubén no se detuvo, explicaron allegados a la víctima. Melanie salió despedida del interior de la casa, y se trepó por la espalda de su ex pareja, rasguñando su rostro. Esta acción, junto con la poca resistencia que le quedaba a Hortensia, impidió que recibiera la estocada final. Quedó tendida, en posición fetal, en medio de la calle y de la noche.

La lluvia de esa noche y una fiesta en las inmediaciones, impidieron que los gritos llamaran la atención. El agresor se marchó en su auto, mientras que las hijas de la mujer pidieron ayuda a vecinos, quienes terminaron trasladando a Hortensia al Hospital local. De milagro, ninguna de las heridas punzantes alcanzó un órgano vital.

Poco después, Rubén fue entregado a la Policía por sus familiares. Finalmente, quedó alojado en la Comisaría de Escobar a la espera de un traslado a la penitenciaría, donde aguardará la resolución judicial.

Hortensia recibió el alta, y en la jornada de hoy ampliaría la denuncia ante la Fiscalía. Su hija Melanie, y uno de sus nietos, sufren las consecuencias psicológicas del momento vivido, con ataques de pánico la primera, y problemas de sueño e incontinencia, el menor.

FUENTE: Campana Noticias

MANDADOS