La empresa Pampa Energía reporta pérdidas trimestrales en el ramo petroquímico

Los negocios de Pampa Energía en el sector petroquímico, segmento adquirido a Petrobras en julio de 2016, cerraron el primer trimestre con una pérdida neta de $ 300 millones, frente a una ganancia de $ 90 millones en enero-marzo de 2018, como consecuencia de una caída interanual de 4,6% en los volúmenes vendidos.

Pampa Energía reportó ventas trimestrales por 83.000 toneladas (4.000 menos que un año atrás) en caucho, poliestireno y en los productos de la planta de reformador catalítico (proceso de refinación petrolera), principalmente en el mercado interno.

Los ingresos netos de la compañía en el segmento de petroquímicos, sin embargo, crecieron 4% en el mismo período y llegaron a $ 3.135 millones.

Eso se debió principalmente a la devaluación del peso, ya que las ventas están denominadas en gran medida en dólares, indicó la empresa en un informe elevado a la SEC (Comisión de Valores de Estados Unidos).

Pampa es propietaria del complejo petroquímico integrado Puerto General San Martín, en la provincia de Santa Fe, y de una planta de poliestireno en Zárate, mientras en enero pasado dispuso discontinuar la planta de etileno de San Lorenzo, “a raíz de la caída en la demanda y con el objetivo de optimizar los resultados del negocio”.

La empresa registró en enero-marzo un aumento de 13% en los costos del ramo, principalmente debido a mayor precio de la materia prima.

Esa suba fue parcialmente compensada por la optimización de los costos fijos derivados de la interrupción en la operación de la planta de BOPS (poliestireno bi orientado) en Zárate, desde abril de 2018, y por las menores compras de gas natural.

El resultado bruto del segmento petroquímico de Pampa en el primer trimestre fue una pérdida de $ 130 millones, en comparación con una ganancia de $ 336 millones durante el mismo periodo de 2018.

A ello se añadieron las pérdidas financieras de $ 283 millones, contra un rojo de $ 22 millones en enero-marzo del año pasado, concluyó la información elevada a la SEC.

FUENTE: Télam

sandraok