Confirmaron que el cuerpo hallado en el río Paraná es el de Stella Ramírez

La hipótesis de femicidio cobra más fuerza luego de que el cuerpo decapitado de la joven fuera encontrada hoy en el río Paraná y los investigadores confirmaron que se trata de Stella Maris Ramírez, quien estaba desaparecida a principios de este mes en la localidad de Lima, informaron fuentes Judiciales.

El hallazgo del cadáver ocurrió esta tarde, alrededor de las 14, a tres kilómetros de la orilla del Club de Pesca de Lima. Fuentes de la investigación informaron que unos pescadores observaron la presencia de un cuerpo sin cráneo que estaba enganchado en unos juncos, por lo que avisaron a personal de la Prefectura Naval Argentina (PNA).

Los efectivos trabajaron esta tarde con una lancha de la fuerza para retirar el cuerpo del río y al lograrlo observaron que el mismo también presentaba un largo y profundo corte longitudinal en la zona del abdomen.

Según las fuentes, el cadáver ahora fue llevado a la morgue judicial de Zárate, donde los médicos forenses realizarán la autopsia correspondiente para determinar la data y la causa de la muerte.

Ramírez desapareció el 2 de agosto pasado cuando fue vista por última vez por vecinos mientras ella ingresaba a su casa situada en el barrio Granja 8, donde vivía con su esposo Carlos Entivero y su hija de 5 años.

La denuncia de su desparición fue radicada la semana pasada luego de que amigas de la mujer avisaron a los familiares de la joven en Chaco de que no la veían hace varios días ni podían comunicarse con ella, por lo que las autoridades iniciaron una investigación.

Todos los rastros conducen a Entivero, quien dio la versión en el jardín de infantes donde asistía la hija de Ramírez acerca de que ambas huyeron con un amante de su mujer.

Sin embargo, una vecina contó a la Policía que escuchó a la víctima a los gritos de “basta, no me pegues más” y un fuerte ruido. Otros testigos vieron a la mamá de Entivero, Amelia Itatí Lezcano, visitar a su hijo en la casa y volverse a Corrientes, donde vive.

Los pesquisas además encontraron rastros de sangre en la pared de una habitación, el lavarropas y la parte trasera de la camioneta que están analizando.

Por estos motivos, Entivero permanece detenido junto a su mamá, acusada de haberlo ayudado a limpiar la escena.