Desde Uocra solicitaron al Ministerio de Trabajo la conciliación obligatoria tras las suspensiones en Carem 25

La empresa multinacional Techint decidió paralizar las obras del reactor Carem 25 en Lima y suspendió, desde hoy y por tres semanas, a los 500 trabajadores que realizan tareas en el lugar.

Desde la firma argumentaron que el freno de las obras se debe a una serie de reclamos al gobierno nacional para que actualice los precios y cumpla con desembolsos que se encontrarían atrasados. Por su parte, desde la UOCRA Seccional Zárate cuestionan la validez de la suspensión, ya que no fue comunicada a la secretaría de Trabajo de la Nación. Ahora reclamarán a dicha cartera el dictado de una conciliación obligatoria para retrotraer la decisión de Techint.

“Este es el peor vaciamiento histórico de la obra nuclear a niveles históricos que ha padecido nuestro país. Hay 350 trabajadores de Uocra más 150 trabajadores afectados que son de uecara, maestranza, gastronomía, seguridad privada y transporte; Techint era la única empresa que había quedado porque el resto de las empresas constructoras ya se habían despedido porque el Estado no pagaba y tampoco ajustaba el valor de obra que está a valores del 2016” expresó en declaraciones a Fm Omega el representante legal del gremio Uocra Seccional Zárate, Facundo Ocampo. “Acá el responsable principal de este deterioro de la inversión en la obra pública nuclear, de la suspensión masiva y de los despidos masivos que venimos padeciendo desde marzo de 2016 es el Estado Nacional” sentenció Ocampo.

En una nota ingresada al Ministerio de Producción y Trabajo delegación Zárate desde Uocra solicitaron que se decrete la conciliación obligatoria e intime a la empresa Techint a retrotraer la situación a la existente con anterioridad al inicio del conflicto, dejando sin efecto las suspensiones y los despidos producidos por el plazo que dure el presente procedimiento conciliatorio, otorgando tareas en forma normal y habitual a todo su personal; además también solicitan que se forme sumario administrativo y oportunamente sancione a la firma constructora por violación a los decretos nacionales 328/88, 2072/94 y a la Ley 24.013. Además de que se convoque a una audiencia, requiriendo la presencia de la Asociación sindical, la empresa constructora y la Comisión Nacional de Energía Atómica en su calidad de comitente de obra.

La obra pasó por diferentes conflictos desde la asunción de Mauricio Macri. Tras haber sido licitada durante el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner, desde 2016 los trabajadores padecieron suspensiones, despidos y cambios de las empresas constructoras. A un mes de culminar el mandato de Cambiemos, una deuda millonaria que mantiene la Comisión Nacional de Energía Atómica con Techint afectará los puestos laborales de 500 trabajadores, que hoy realizarán asambleas para definir medidas de acción.