Otro Chevallier se rompió en plena Panamericana

Esta mañana, cerca de las 09:00, un colectivo de la empresa Chevallier Directo interno 326, que partió desde Zárate hacia Once, tuvo problemas mecánicos que obligó a detener su marcha en plena Panamericana.

Los pasajeros a bordo manifestaron su malestar ante esta situación y recalcaron que “no hay excusas para lo que viene sucediendo, nos aumentaron el pasaje terriblemente y siguen recibiendo subsidios, por qué  no mantienen los vehículos como corresponde, por qué nos trata tan mal esta empresa”.

Lo cierto es que a lo largo de todo el año los problemas persisten y lejos de solucionarse van empeorando. Mientras que el proyecto que establecía declarar la emergencia en este transporte fue encajonado, el enojo de los usuarios rehenes del servicio se multiplican a diario.