Los rugbiers llegaron a la fiscalía de Gesell para ser sometidos a una rueda de reconocimiento

Con los rostros tapados y fuertemente custodiados por la policía, los rugbiers detenidos por el asesinato de Fernando Báez Sosa fueron trasladados a la fiscalía de Villa Gesell para ser sometidos a una rueda de reconocimiento. Es un día clave en la investigación, porque de esa forma se buscará esclarecer el rol que tuvo cada uno de los 10 imputados en el crimen que se cometió durante la madrugada del sábado pasado en Villa Gesell.

Tras la brutal golpiza, será la primera vez que los amigos de la víctima estén en la misma sala que los detenidos. Sólo los separará un vidrio espejado a través del que seis amigos de Fernando verán a los diez rugbiers, pero no al revés. Los testigos pasarán de a uno. Los imputados pasarán individualmente, pero acompañados de tres personas más que no tienen que ver con el caso aunque poseen características físicas similares.

“Para nosotros esta prueba no vale nada. Pierde total sentido. Los chicos amigos de la víctima miraron televisión, escucharon comentarios de periodistas, vieron los videos editados por los canales, leyeron redes sociales. Están contaminados. No sirve como prueba para esta defensa”, protestó una fuente cercana a los jóvenes oriundos de Zárate.

La fiscal Verónica Zamboni imputó a los rugbiers Maximiliano Thomsen y Ciro Pertossi como coautores del homicidio y a los otros ocho como partícipes necesarios. La de hoy será la primera de cuatro jornadas de ruedas de reconocimiento que presenciarán testigos y los amigos de Fernando que estaban en el boliche Le Brique cuando se generó el conflicto que concluyó con la muerte del joven de 18 años. Así lo dispuso el juez de Garantías de Dolores, David Mancinelli. Las otras tres serán mañana, el lunes 27 y el martes 28 de enero, en el Centro de Convenciones Néstor Kirchner, ubicado en Paseo 139 y la Ruta Nacional 11, en la localidad balnearia.

Los diferentes videos que fueron aportados a la causa y los testimonios de los testigos fueron suficientes argumentos para que Zamboni determine la imputación sobre el grupo de rugbiers. La rueda de reconocimiento buscará determinar el rol que tuvo cada uno puntualmente en la golpiza mortal. Personas que presenciaron el homicido revelaron detalles de la saña con la que actuó la patota. Incluso, varios testimonios señalan que entre los gritos se escuchó: “Dale que lo vas a matar, vos podés”.

FUENTE INFOBAE