municoronaok

La zapatilla que uno de los detenidos utilizó para golpear hasta la muerte a Fernando Báez Sosa

Estaba entre 19 pares en la casa de Villa Gesell donde los diez rugbiers de Zárate fueron arrestados por la DDI de Villa Gesell el sábado pasado por la mañana. Le resultó obvio a los investigadores. A Fernando Báez Sosa lo habían matado a patadas en la cabeza. La zapatilla, de lona, oscura, algo sucia, tenía sangre en su punta y en su costado izquierdo. El fiscal Walter Mercuri, el primero en intervenir en el caso, notó rápidamente el diseño en la suela. Envió imágenes a la forense que practicaba la autopsia en la morgue de Pinamar. La trama en la planta dela zapatilla era la misma que en la cara de la víctima. El perito de rastros de la Policía Científica que actuó en la escena concluyó lo mismo al verlas fotos.

No había otra zapatilla con sangre en la casa, por otra parte: fue la única que se incautó con estas características, con una mancha roja evidente.

Infobae accedió a las imágenes del calzado, que son elocuentes. Hoy, esa zapatilla se convierte en una prueba clave de la causa a manos de la fiscal Verónica Zamboni. Será elemental junto a los videos del ataque y los resultados de las ruedas de reconocimiento para fortalecer la imputación por la autoría material del ataque.

Gracias a estos descubrimientos, la semana que viene se llevará a cabo la denominada prueba de scopometría, quizás la más importante que se adjuntará el expediente junto a las filmaciones y las ruedas de reconocimiento.

FUENTE INFOBAE

EMA