Los familiares visitan a los rugbiers en Pinamar: “Esto es una pesadilla”, dijo el padre de Thomsen

Una semana del brutal crimen de Fernando Báez Sosa en Villa Gesell, los padres de los 10 detenidos tuvieron la oportunidad de visitar a sus hijos en la comisaría de Pinamar.

Algunos de los detenidos, en la segunda ronda realizada el sábado, optaron por hacer esa pericia en modo fotográfico y no presencial: tras una semana detenidos, argumentaron haber “perdido el bronceado” y consideraron que iba a ser evidente la diferencia con los jóvenes seleccionados.

La Fiscalía de Villa Gesell, a cargo de Verónica Zamboni, realizará pruebas de ADN, de rastros y una pericia de identificación facial con todas las imágenes de los imputados, según confirmó Fabián Améndola, del equipo de Fernando Burlando, abogado de la familia de Báez Sosa.

El padre de Máximo Thomsen, uno de los rugbiers más complicados ya que está acusado de coautor del crimen de Fernando. Al ser consultado por la prensa el padre de Thomsen aseguró que “yo estoy destruido y estamos muertos todos. Está destrozado. No hicieron ningún plan para matarlo. Eso es una locura. Es una pesadilla total”, expresó el papá de Máximo Thomsen, uno de los detenidos más complicado en la causa tras ser reconocido por cinco de los testigos.