Julio De Vido organizó un encuentro junto a Amado Boudou y un grupo de dirigentes en su chacra de Lima

Luego de la polémica por los “presos políticos”, Julio De Vido y un grupo de dirigentes kirchneristas presionan ahora al gobierno de Alberto Fernández para que impulse una reforma de la Constitución Nacional.

El exministro organizó ayer un encuentro en su casa de Zárate, donde está detenido con un dispositivo electrónico de control por la causa Yacimientos Carboníferos Río Turbio, para discutir eventuales cambios en la carta magna. Horas después, difundió un documento en el que pide “restaurar los valores” de la Constitución de 1949.

Entre los dirigentes que apoyaron el pedido de reforma constitucional aparecen Amado Boudou -preso en Ezeiza-, Gabriel Mariotto, Roberto Feletti, José María Olazagasti -exsecretario privado de De Vido- y Fernando Esteche, entre otros.

En el documento plantean que la reforma de la Constitución impulsada durante la primera presidencia de Juan Domingo Perón, en 1949, representa “la máxima expresión de la voluntad popular constituyente puesta al servicio de la Nación y de su pueblo”.

Por eso, proponen “restaurar la vigencia de los principios básicos” de la Constitución de 1949 con el objetivo de “frenar definitivamente los proyectos neoliberales” y “consolidar un camino de liberación nacional, económica y social”.

“La derrota del macrismo no implica la derrota del neoliberalismo en la Argentina. Este presente no da lugar para más fracasos ni nuevas crisis”, señalan.
La interna dentro del Gobierno sobre si en la Argentina hay o no “presos políticos” se profundizó el lunes pasado, con un cruce entre el presidente Alberto Fernández y De Vido.

Fernández se mostró muy molesto por la polémica que se desató en el Frente de Todos en los últimos días y les pidió “prudencia” a sus aliados del kirchnerismo porque esa “discusión semántica” puede afectar la imagen del país en el exterior.

De Vido le respondió en Twitter. “Lamento molestar al Presidente con la cuestión de los presos políticos pero debo decirle que esta vez el tema lo instaló su Jefe de Gabinete [Santiago Cafiero]. Creo que está nombrado por decreto”, dijo.

El exministro apuntó contra Cafiero, quien días atrás dijo que en el país “no hay presos políticos” sino “detenciones arbitrarias”. De Vido aseguró, en cambio, que él sufrió “una persecución política brutal”.