Uno de los rugbiers filmó el momento en el que los echaban del boliche antes de asesinar a Fernando Báez Sosa

Máximo Thomsen y sus amigos fueron expulsados por los patovicas de Le Brique en la madrugada del 18 de enero y una vez en la calle se ensañaron con Fernando Báez Sosa, con quien habían tenido un roce adentro del local.

Los peritos le entregaron a la fiscal Verónica Zamboni dos discos externos con casi 5 terabytes de fotos y videos extraídos de los celulares de los 10 rugbiers acusados por el crimen de Fernando Báez Sosa, y con el paso de los días las grabaciones empezaron a circular.

¡Calmenló! ¡Machu, calmate!“, se puede escuchar decir a uno de los muchachos en un video de 57 segundos que salió, como tantos otros, del celular de Lucas Pertossi.

Somos los amigos, vamos a calmarlo“, intercedió la misma voz a lo largo de una secuenca tumultuosa en la que se ve a la hilera de jóvenes con los patovicas a la cabeza.

El grupo salió a los tumbos de Le Brique entre frases como “no lo toqués” y “mirá como lo dejaron”, y una vez afuera uno de ellos protestó porque “les hablás bien y no entienden”.