A pesar del aumento de contagios de Coronavirus se registraron nuevas fiestas clandestinas durante el fin de semana

A pesar de la delicada situación epidemiológica que se avizora en el país teniendo cada vez más cerca la segunda ola de contagios de Coronavirus, en Zárate una parte de la comunidad se dedica a la organización de fiestas multitudinarias sin importar los riesgos hacia ellos pero sobre todo al resto de la comunidad. Esto quedó evidenciado en las múltiples fiestas clandestinas que tuvieron lugar en distintas partes de Zárate. 

Una de las intervenciones se desarrolló pasadas las 23:00 del sábado en un salón de fiestas ubicado en Avenida Anta 349; según denunciaron los vecinos de la zona, allí se desarrolló una fiesta a puertas cerradas con una cantidad de personas que excedía lo permitido y además no contaba con las habilitaciones pertinentes para tal actividad.  Por esa razón, se hicieron presentes agentes de la Dirección de Prevención Urbana (DPU), Prefectura Naval y un móvil del área de Inspección de Comercios de la Municipalidad que dieron de baja la reunión.

Más tarde, el llamado de un vecino alertó a las autoridades de otra fiesta clandestina en calle Güemes 871. Nuevamente acudieron al lugar agentes de la DPU y de Inspección de Comercios que desarticularon el encuentro, en el que no solo se incumplía con el horario previsto para la realización de reuniones sociales, sino que además superaba la cantidad de personas permitidas, ya que allí se contaron más de 100 invitados presentes en la vía pública y música a alto volumen.

Mientras que en el barrio FONAVI se dio otra intervención, puntualmente en el monoblock 15 desactivando la multitudinaria reunión sin ningún tipo de protocolo sanitario. En tanto que en pleno centro de la ciudad fue desarticulada otra fiesta, cerca de las 06:00, puntualmente se trató de una fiesta en un departamento de Brown 270, donde encontraron a muchos menores de edad.