Presentaron una guía sobre temas electorales para aplicar en escuelas de Zárate y la región: la oposición advierte que se use para adoctrinar a los chicos

En las últimas horas llegó un pedido formal a las escuelas bonaerenses que llamó la atención de la comunidad educativa y despertó críticas de la oposición, que considera que se trata de un “adoctrinamiento encubierto”.

Desde la Jefatura de la Región 11 (Campana, Exaltación de la Cruz, Zárate, Pilar, Escobar) solicitaron que las secundarias públicas y privadas sigan una serie de pautas con el objetivo de preparar un plan que aborde en el aula las elecciones legislativas que se desarrollarán este año.

La carta lleva la firma de Marta Francesena inspectora de gestión privada y de Carlos Lopetegui, inspector de gestión estatal. En el texto se les exige a las escuelas que presenten por escrito un plan de abordaje del tema electoral para los primeros días de agosto.

“Parece oportuno promover un aprovechamiento pedagógico más profundo de la coyuntura electoral 2021. Sin duda, las escuelas secundarias Orientadas, Técnicas y Agrarias de la Región 11 vienen incluyendo -de modo habitual- los contenidos referidos a la formación ciudadana y a la participación juvenil en sus Proyectos Institucionales. No obstante, a través del presente documento deseamos convocar a todos/as a una revisión y profundización necesaria y/o a incorporar estos tópicos en la planificación escolar cuando eso aún no se hubiera previsto”, dice el documento.

Luego, los inspectores presentaron una serie de pautas que deben seguir las escuelas para trabajar con los alumnos:

-Propiciar el conocimiento de cargos y organismos de gobierno a nivel nacional, provincial y municipal, sus funciones, atribuciones y formas de trabajo.

-La simulación del trabajo de un cuerpo legislativo, la lectura y el análisis de una ley o de una ordenanza, la observación de una sesión de debate televisada, entre otras actividades.

-Brindar información acerca de los procedimientos electorales y sobre el derecho al “voto joven”, haciendo especial foco en la matrícula del ciclo superior.

-Generar estrategias para favorecer la participación ciudadana de los jóvenes mediante un voto informado en vistas de su próximo desempeño electoral, sin restringir nunca la idea de ciudadanía al sólo hecho de votar.

-Difundir información referida a las propuestas de campaña de los diferentes espacios políticos. Ello debe propiciar en las aulas el intercambio, la problematización, el debate crítico y la asunción de posturas propias, respetando siempre las visiones diversas, las perspectivas personales y la libre elección de cada uno.

-Indagar y discutir, por ejemplo, sobre las propuestas legislativas que se enuncien, poniendo en diálogo los contenidos curriculares de las diferentes materias con las problemáticas actuales de nuestra sociedad.

-Desarrollar proyectos que incluyan la presencia y la posibilidad de diálogo con candidatos -especialmente de orden local- de las diferentes listas.

-Impulsar el armado, el sostenimiento y la renovación de autoridades de los Centros de Estudiantes u otras organizaciones juveniles, que son valiosos espacios para las experiencias de participación democrática.

La directiva primero provocó sorpresa entre las escuelas y luego fastidio. No comprenden por qué la inspección les exige que presenten un plan con contenidos que, en buena parte, ya se dictan en materias como educación cívica o formación ciudadana. Además, consideran que hoy el foco debe estar puesto en compensar la enorme pérdida de aprendizajes que dejó este año y medio de pandemia.

Las críticas de la oposición

Tras conocerse el documento destinado a las escuelas de Zárate, la oposición está convencida de que la propuesta se extenderá en todo el territorio bonaerense. Algunos dirigentes denunciaron un intento de “adoctrinamiento” en las escuelas y que Suteba, el sindicato que conduce Roberto Baradel, está detrás de la iniciativa.

Al respecto, Alejandro Finocchiaro, ex ministro de Educación de la Nación, señaló: “Nadie pone en duda el rol de la escuela en aspectos que superan la apropiación de saberes, como son el crecimiento en valores y la construcción de ciudadanía. Pero vemos en esta propuesta de Suteba-Ctera/la Dirección General de Cultura y Educación/Ministerio de Educación Nacional (tómese cualquier sujeto, ya que hoy son lo mismo) el pretexto para profundizar en el nivel medio las prácticas de adoctrinamiento que tantas veces denunciamos ante los contenidos de los cuadernillos oficiales, las bajadas de línea constantes, la intervención de las fachadas, carteleras y espacios comunes de los establecimientos escolares”.

Para Finocchiaro, las actividades recomendadas -búsqueda de información sobre las campañas, discusión de propuestas y entrevistas a candidatos- son solo “excusas” para darle una visión partidaria al abordaje del tema en un año electoral.

“No han dado un paso hacia la recuperación de más de un millón de chicos que se desvincularon por completo de las aulas, no han generado los lineamientos pedagógicos para amortiguar el daño irreparable de todo este tiempo sin clases, y siguen postergando la concreción del derecho a aprender. En este encuadre trágico, podemos imaginar con qué candidatos o materiales van a propiciar los mencionados encuentros proselitistas. No les importan los chicos ni su desarrollo integral. Han concebido a las escuelas como uno más de sus espacios de militancia y formación de cuadros partidarios”, cuestionó el ex funcionario nacional.

Por su parte, Eco Educativo, el espacio destinado a educación de Juntos por el Cambio, elaboró un documento criticando la recomendación. Advierten que el oficialismo quiere convertir a las escuelas en “unidades básicas” y aseguran que la propuesta viola la normativa vigente.

“No parece lógico ni razonable desviar el foco en actividades como la propuesta cuando la debacle educativa a la que asistimos nos pone en la obligación de concentrar todos nuestros esfuerzos en recuperar saberes prioritarios en los distintos niveles y modalidades”, criticó el colectivo compuesto por dirigentes y miembros de la comunidad educativa.

En la misma línea, agregaron: “No solo debemos preservar más que nunca la función pedagógica de la escuela, para hacer política existen otras instancias, aun dentro de las escuelas como son los centros de estudiantes, sino que además deberíamos estar todos pensando en cómo vamos a revertir esta tragedia para el futuro de los chicos”.