“Abella debe invertir hasta el último peso en mejorar la seguridad” afirmaron desde el Frente de Todos

Tras la delicada situación evidenciada en Campana durante las últimas semanas, los referentes del PJ-Frente de Todos, Rubén Romano y Sol Calle, pidieron al Intendente mayor intervención y compromiso para proteger a los vecinos, y reclamaron que “el Consejo de Seguridad está desmantelado”.

En los últimos días, la inseguridad en nuestra ciudad cobró mayor notoriedad y la violencia se ubicó en el centro de la escena, tras diversos hechos delictivos y dos muertes que pusieron a la Ciudad, incluso, en las primeras planas nacionales.

“Hay una sensación de descontrol y de inacción por parte del Estado municipal” coincidieron los referentes del PJ-Frente de Todos de nuestra Ciudad, Rubén Romano y Sol Calle, quienes compartieron su preocupación ante la ola de robos, ajustes de cuentas, violentos hechos vinculados al narcotráfico, entre otras situaciones que elevan la preocupación y el temor comunitario. “Incluso hemos lamentado conflictos entre vecinos que se resuelven mediante la violencia, ocasionando muertes y poniendo en riesgo al conjunto de las comunidades”.

La Presidenta del bloque de Concejales, Sol Calle, al respecto reclamó que “el Consejo de Seguridad está desmantelado, y ni el Ejecutivo municipal ni la presidencia del Concejo Deliberante convocan ni promueven su funcionamiento, pese a que hemos presentado he insistido con proyectos para su accionar urgente”.

A su vez, Calle sostuvo que el dispositivo de coordinación a cargo del Secretario de Seguridad, Abel Milano, “no informa ninguna acción ni articulación, y desconocemos si sigue funcionando. Solo vemos que las cámaras de seguridad funcionan para cumplir con los mandatos del marketing y la publicidad en medios afines al gobierno, y generalmente en hechos insignificantes, pero nunca funcionan ni están disponibles cuando un vecino común las requiere por haber sido víctima de un robo”.

En este delicado contexto, el Concejal Rubén Romano consideró “inadmisible que el Fondo de Seguridad, al que aportamos todos los vecinos y vecinas, no se ejecute. Más de 25 millones de pesos quedaron retenidos por la incapacidad de esta gestión”.

Romano anticipó que “probablemente, ahora comiencen con las excusas de que la seguridad es responsabilidad del gobierno provincial. La Policía hace un gran esfuerzo, pero el Municipio puede hacer y mucho para que sus vecinos vivan tranquilos. Para ello, Abella debe invertir hasta el último peso en mejorar la seguridad, hacerse cargo y ponerse al frente de este grave flagelo. Tiene los recursos, porque los mismos surgen de los fuertes aumentos de tasas que los vecinos hacen frente con muchísimo esfuerzo. No es tiempo de excusas, es urgente que se pongan a trabajar” concluyó.