Balearon a un sindicalista portuario un día antes de la elección del gremio

Roberto Coria, uno de los sindicalistas históricos en los puertos, fue atacado hoy a tiros en la puerta de su casa, en Lanús. Está herido con un impacto de bala en la ingle que le dañó también la cadera. Está fuera de peligro, dijeron desde su entorno. Coria es el jefe del Sindicato de Guincheros desde hace 12 años y mañana tiene previsto revalidar su poder en la elección interna del gremio, en la que están habilitados para votar 2719 afiliados. La zona portuaria de Zárate y Campana es clave en el desarrollo electoral.

Coria mantiene una disputa por el control del gremio con Daniel Amarante, su secretario adjunto que ahora lo desafía en las urnas. “No busquemos por estas horas responsables o lo relacionemos con nuestro proceso electoral. Es la Justicia la que debe intervenir. Confiamos en que la verdad salga a la luz, los hechos dilucidados y los responsables sean juzgados”, informó el gremio a través de un comunicado oficial.

Coria había estado anoche en la celebración de los 50 años de Dragado y Balizamiento, el gremio de Juan Carlos Schmid. Estuvo allí con Pablo Moyano y otros dirigentes gremiales. Hoy a la mañana, alrededor de las 7, cuando salía de su casa junto con su hijo un hombre se bajó de un auto y le disparó un tiro. Huyó en una moto y dejó el auto abandonado, según testificó Coria ante la policía.

Según fuentes del gremio, el sindicalista ya había sido blanco de un presunto sicario que falló cuando intentó abordarlo, hace dos días. Coria no lo denunció ni reforzó su custodia.

Coria, que integra la comisión revisora de cuentas de la CGT, es atendido en el Hospital Evita y pidió que mañana se realice la elección de Guincheros, en la que buscará su quinto mandato. Con un mensaje grabado desde la camilla del hospital, pidió: “Muchachos, laburen bien. Hay que ganar la elección, a fondo en Zárate y en Campana. Estoy bien”.

Coria fue aliado de los Moyano, pero en los últimos años había tomado distancia porque el jefe camionero se había acercado a Amarante.